Terapia sexual

Hablar de nuestras dificultades sexuales puede resultar difícil. Aquellas personas que finalmente deciden ir a consulta y embarcarse en una terapia sexual, a menudo siente culpa, sensación de fracaso, vergüenza… Ante su pareja e incluso ante diferentes áreas de su vida. Además, es común que tengan una serie de creencias erróneas y tabúes sobre el sexo y la sexualidad humana. Por suerte, la terapia sexual puede ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida al facilitarnos superar dichas dificultades en el área sexual.

¿De qué trata la Terapia Sexual?

 Nos encontramos ante un tipo de psicoterapia enfocada a tratar problemas derivados de disfunciones en la vida tanto sexual como afectiva o porque quien atraviesa por estas dificultades no se siente a gusto en la intimidad física consigo mismo/a o con sus parejas. 

Algunos ejemplos de  problemas que se trabajan frecuentemente en terapia sexual van desde las propias  disfunciones sexuales, problemas de identidad de género, los conflictos relacionados con la orientación sexual, parafilias (voyeurismo, exhibicionismo, distintos fetichismos, etc.), e incluso problemas relacionados con haber sufrido algún tipo de abuso o agresión sexual.

Es importante evaluar bien el problema, ya que en su origen puede haber distintas y múltiples causas, además de los factores que lo mantienen, para poder llevar a cabo un tratamiento adecuado.

Es frecuente que en este tipo de terapia se trabajen problemas tanto psicológicos como mixtos (formados por elementos tanto físicos como psicológicos) y esto implica muchas veces abordarlos multidisciplinarmente, trabajando en equipo con otros profesionales como psiquiatras, fisioterapeutas especialistas en suelo pélvico, ginecólogos, etc.

Por todo lo mencionado anteriormente, es importante tener en cuenta que la duración del proceso terapéutico puede variar significativamente y depende de cada persona y del problema por el que se acuda a consulta.

¿Qué problemas suelen verse en la consulta de un sexólogo  o terapeuta sexual?

Estas son las dificultades más frecuentes por los que se acude a consulta:

  • Deseo sexual bajo o falta de deseo sexual.
  • Dificultades para alcanzar el orgasmo.
  • Dolor antes, durante o después del coito o incapacidad para tener sexo con penetración.
  • Dificultades a la hora de conseguir o mantener una erección (disfunción eréctil).
  • Eyaculación precoz o rápida.
  • Aversión al sexo.
  • Agresiones o abusos sexuales y dificultades derivadas de ello.
  • Falta de habilidades sexuales.
  • Falta de interés sexual, monotonía en la pareja.
  • Adicción al sexo.
  • Disforia de género (sentir que se ha nacido en un cuerpo equivocado).
  • Parafilias (voyeurismo, exhibicionismo, fetichismo…).

Según refieren las investigaciones más recientes, aproximadamente un 20% de los hombres y un 30% de las mujeres señalan sentir  insatisfacción con su vida sexual, y a pesar de que los beneficios de la terapia sexual están más que demostrados,  únicamente solicitan terapia alrededor de un tercio de dicha población. Las mujeres suelen consultar más por temas de falta de orgasmo o de deseo sexual y los hombres por temas de eyaculación precoz y dificultades con la erección.

Para acudir a terapia sexual no necesariamente hay que tener problemas graves,  también se puede trabajar el crecimiento de la erótica tanto personal como de la relación y el desarrollo de habilidades sociales relacionadas con la sexualidad. Por lo general,  se comienza la terapia con una fase de Psicoeducación, en la que se corrigen ciertas ideas erróneas, tabúes o mitos sobre la sexualidad humana y el papel del sexo en la relación de pareja y dependiendo del caso, se continúa con algunas pautas prácticas o ejercicios de reflexión enfocados a cada caso particular.

¿A dónde puedo dirigirme?

Si te ves reflejado/a con alguna situación descrita más arriba y buscas un terapeuta sexual, ten en cuenta que es necesario encontrar un profesional especializado en este tipo de casos. La sexualidad es un tema sensible y suele resultar difícil empezar una terapia de esta índole, por lo que es importante encontrar a un profesional del tema con quien sentirte lo suficientemente cómodo/a para poder abrirte lo suficiente.

En Psicomoral contamos con profesionales especialistas en Terapia Sexual y de Pareja y Género que pueden ayudarte con tus dificultades en esta área para que consigas así mejorar tu calidad de vida y disfrutar de una sexualidad plena y satisfactoria.

Estamos en Moralzarzal, y podemos atendenter tanto de manera presencial como online.

¿QUIERES RECIBIR NUESTRAS NOVEDADES?

Suscríbete a nuestra web de Psicología en Moralzarzal PsicoMoral y recibe todas las semanas recursos sobre aspectos relacionados con la salud psicológica y emocional
Publicado en Blog PsicoMoral.

Licenciada en Psicología por la UAM. Máster en terapia sexual, de pareja y género. Monitora de educación sexual. Terapeuta sexual, de pareja y género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.